Conversión de RHD a LHD Alfa Romeo 4C Spider

Bienvenidos a nuestro primer post. En este apartado de nuestra web iremos añadiendo esos proyectos o trabajos que sean de mayor relevancia, ya sea por su dificultad o por su rareza. En esta primera entrada, podréis ver todos los detalles de cómo hemos cambiado un Alfa Romeo 4C de RHD a LHD, una faena que nos ha llevado semanas, muchos dolores de cabeza y jornadas de trabajo muy intensas. 

Desde el inicio creímos en nosotros mismos y en nuestro jefe de taller Ildefonso, el verdadero culpable de que todo esto haya salido bien. A continuación, tenéis detallado todo proceso al que se ha sometido el coche. ¡Esperamos que os guste!

Empezamos. Ya han llegado todos los recambios originales para realizar este trabajo así que damos pistoletazo de salida a esta aventura en la que nos hemos embarcado. No vamos a marcarnos una fecha límite ya que es la primera vez que realizamos esta operación. Desmontamos el capó, el paragolpes frontal y las aletas para poder acceder a la parte interior del salpicadero. Nos encontramos la primera sorpresa, la antena del coche va pegada al paragolpes frontal.

Para trabajar mucho mejor y tener mas espacio en el habitáculo, decidimos quitar la luna delantera. Hoy nos centramos en retirar el volante y la columna de dirección, un movimiento delicado que hay que hacer con sumo cuidado para no romper el cableado que hay alrededor de esa zona. Conseguimos sacar el salpicadero también, todo de una pieza, y lo apartamos. Ya se empieza a ver el coche en su estado mas puro: fibra de carbono.

El túnel central carece de lado, no habrá que modificar nada, buenas noticias. Otro detalle que nos encontramos: el depósito del limpiaparabrisas va colocado muy abajo dentro de la parte central en el capó, el tubo es considerablemente largo para que llegue.

Hoy intentamos dejar toda la parte RHD sin piezas apenas, Servofreno desmontado, y el módulo de los pedales también. Como aparece en la imagen, el Servofreno va enganchado mediante una chapa metálica que a su vez está pegada al chasis de fibra de carbono con una silicona gris que queda fatal (Nota mental: usar una de color negro para trabajos posteriores).

Recolocamos en su sitio definitivo la caja de fusibles que hay en la parte delantera a falta de modificar el cableado del coche. No se van a cortar cables ni empalmes, sustituiremos el cableado actual por uno original de LHD.

Presentamos el travesaño donde va colocado el salpicadero, para marcar el nuevo agujero del tornillo que sujeta todo el armazón por la banda del vano motor. Esta pieza es esencial en el proceso, es una de las que le da el lado del conductor, y ha sido la mas complicada de conseguir. Suponemos que la gente no suele pedir estos recambios… Los tornillos que van a los laterales (4) son idénticos, no apreciamos diferencias. Quitamos el soporte del Servofreno de la parte del conductor RHD y lo dejamos limpio de silicona, cola y otros materiales que unían la chapa metálica al chasis.

IMPORTANTISIMO: esta pieza no figura como recambios, si se rompe, se nos complica la conversión considerablemente al no poder pedirla a fábrica.

Avanzamos ya a la cremallera de dirección y la desmontamos entera. Ahora vamos a por las tuberías de freno que nos dan más trabajo de lo esperado. Zona delicada, queremos evitar romper ninguna tubería porque no estamos seguros si alguna será necesaria posteriormente. Al igual que la luna delantera, desmontamos los asiento para poder trabajar mejor y no rozarlos. Ahora sí, el carbono en su máximo esplendor. Aprovecharemos que está el chasis vacío de piezas y le haremos una limpieza a fondo de todo el habitáculo.

Detalle: hay un sensor en el asiento del conductor que en el copiloto no está, suponemos que es el avisador del cinturón. En los próximos días sabremos la solución.

Colocamos en su sitio final la caja de fusibles. Hay que realizar una modificación en una esquina porque nos entorpece a la hora de poner el reposapiés del acompañante del lado derecho (antiguo lado del conductor). Cambio de lado del conector del cinturón que hay debajo del asiento que era el antiguo conductor, confirmamos nuestras sospechas. También los conectores del acelerador e interruptor de freno.Colocamos en su sitio el reposapiés del acompañante, y damos la zona por terminada a falta de rematar algunos detalles a nivel estético para dejarlo incluso mejor que de serie

Realizamos las modificaciones necesarias para cuadrar y colocar la nueva columna de dirección en el lado izquierdo, que ahora será el lado del conductor. La conversión va viento en popa, no es fácil, pero vamos dando pasos en firme y sin dejarnos detalle. Con unas planchas de carbono de 5mm de grosor, se tapan los agujeros que han quedado en el antiguo lado del conductor con sellante para evitar que entre ruido y agua al habitáculo. Este paso es esencial ya que, de lo contrario, tendríamos unos niveles de ruido y posibilidad de dañar el cableado por agua altísimas. Requiere de más trabajo del esperado, pero el resultado es perfecto.

Desmontamos todos los elementos del salpicadero y los presentamos en una mesa de trabajo para una mejor comprensión de esta parte. Hay objetos muy pequeños y nos gusta tener todo controlado para que el resultado sea excepcional. Una vez tenemos todo desmontado, empezamos a ponerlo en el salpicadero nuevo. Encaja todo a la perfección, tanto las piezas nuevas como las que no son necesarias cambiar. Un éxito.

Una vez todo sellado y terminado, procedemos a montar el salpicadero entero de una pieza en el coche. Lo hacemos entre 3 personas ya que es necesario cuadrar los agujeros de los extremos para poder atornillar y fijarlo. Empezamos ya a creer que el proyecto llega a su fin, ya parece un coche LHD. Aprovechamos y revisamos todas las tuberías relacionadas con el freno y el Servofreno. Una vez vemos que está todo OK, atornillamos el módulo de los pedales y fijamos el cableado. Por último, ponemos el reposapiés del copiloto.

Día de remates finales: colocamos los mandos del volante (sí, el 4C lleva cruise control, nosotros tampoco entendemos para qué…), el A/C, y el volante con sus levas y el airbag. Esta parte final del proceso ha resultado ser ligeramente más sencilla de lo esperado, ya estamos en la recta final. En breves se mueve después de muchos días de inactividad.

Punto final, colocamos asientos y revisamos todos los detalles habidos y por haber antes de darle el OK definitivo a todo el trabajo realizado. Conectamos nuestra máquina con licencia oficial FCA para borrar todos los fallos y resetear el sistema.

Esto se acaba, arrancamos el coche, todo en su sitio, funciona perfectamente. Muy contentos de haber realizado la primera conversión de un Alfa Romeo 4C de RHD a LHD (al menos que tengamos constancia). Nos hace especial ilusión inaugurar nuestro blog con algo así, nos encanta compartir con todos vosotros avances de este tipo. La semana que viene vamos a empezar otro proyecto de dimensiones considerables con un Abarth 124. ¡Lo tendréis en el blog antes de final de año!

Desde aquí informamos que si tenéis cualquier duda y/o queréis que realicemos este servicio a vuestro Alfa Romeo 4C, podéis escribirnos a info@scorpionesportiva y os atenderemos encantados. 

El equipo de Scorpione Sportiva!